viernes, 17 de julio de 2009

Batidos

La diferencia entre tú y yo es la vainilla. No me gusta. Pero sabes qué?
Qué?
De pequeño me chiflaban los batidos de vainilla. Entraba en la barra, y me robaba unos. Hasta que leí: vainilla.

Mamá, por qué pone vainilla?

Porque son de vainilla.

Pero si a mí la vainilla no me gusta.

Y de qué son pues?

Pues... de otra cosa que me gusta, le dije.