domingo, 8 de noviembre de 2009

Domingo

Domingo. Miro por la ventana, y sonrío. Cada gota de agua, helada, y fría, me recuerda a Bélgica, me recuerda a aquel verano, me recuerda a las noches despejadas y frías, a todo lo que perdí, y todo lo que he ganado. Me recuerda a esa canción. Esas gotas, son el preludio del invierno. Esas gotas, es lo que me hace sonreir esta mañana de domingo.
Aunque tenga la agenda a rebosar. Aunque no haya horas en este día. Aunque sepa que todo aquello no volverá, sonrío, porque algún día lo encuentre. Por todo lo que he ganado.