lunes, 25 de julio de 2011


Me cuesta acostumbrarme a levantarme y no buscarte por tus huecos, a esquivar tus juguetes, a no echarte agua en el cuenco. Se te echa de menos por casa pequeño.